Soraya Jiménez…una radiografía del deporte mexicano

Soraya Jiménez…una radiografía del deporte mexicano

El 19 de septiembre se cumplen 19 años de que Soraya Jiménez se convirtió en la primera mexicana de la historia en ganar una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos.

Aunque esta gesta es considerada una de las grandes hazañas del deporte mexicano, 13 años después su protagonista falleció en medio del olvido tanto de federativos como del propio pueblo, que en su momento tanto la vitoreó. ¿Por qué en México, a diferencia de lo que ocurre en otros países, el brillo de un triunfo deportivo de esta magnitud se opaca tan rápido? La historia de Soraya, tan llena de claroscuros, podría acercarnos a la respuesta.

La medalla que nos despertó a todos

Lunes 18 de septiembre por la madrugada. Aún no daban las cinco de la mañana y la mayor parte del país dormía. Pocos sospechaban que el deporte mexicano estaba por escribir con letras doradas una de sus páginas más brillantes.

Justo en ese momento, al otro lado del planeta se celebraban los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, y esa noche (hora australiana), una mexicana participaba en la competencia femenil de halterofilia en la categoría de 58 kilogramos, que se realizaba en el Centro de Conferencias y Exposiciones de esa ciudad australiana.

Su nombre era Soraya Jiménez y aunque llegó sin los reflectores encima (solamente los expertos en su disciplina estaban al tanto de su capacidad), pronto se adueñó de la competencia. En la arrancada levantó 95 kilos, y en la prueba de dos tiempos consiguió cargar 127.5 kilos. Su determinación se combinó con la mala actuación de la norcoreana Ri Song Hiu, quien partía como favorita y que al final debió conformarse con la medalla de plata. La tercera posición en el pódium la ocupó Khassaraporn Suta, de Tailandia.

Tras 16 años de silencio, el Himno Nacional Mexicano volvió a escucharse en un escenario olímpico.

Una hora después, el triunfo de Soraya era la noticia principal en prensa, radio y televisión. No era para menos, México no obtenía una presea dorada desde Los Ángeles 84.

A lo largo del día Soraya dio decenas de entrevistas y fue felicitada vía telefónica por el presidente Ernesto Zedillo. México cayó rendido a los pies de su nueva leyenda deportiva.

La medalla de oro que Soraya consiguió en Sidney 2000 fue el resultado justo a una vida de dedicación y esfuerzo.

Cuando iban en la primaria, ella y Magali Jiménez, su hermana gemela, empezaron a jugar basquetbol. Su entrega incluso las llevó a ser seleccionadas infantiles y juveniles de este deporte.

La naturaleza competitiva de Soraya también la llevó a practicar natación y bádminton. Sin embargo, entre los 11 y 14 años descubrió la halterofilia. Muy pronto sus profesores descubrieron que la joven tenia una sorprendente capacidad para levantar grandes pesos.

Soraya comenzó a participar en grandes torneos y en muy poco tiempo comenzó a destacar en competencias nacionales e internacionales.

Tras su apoteósico triunfo en Sidney, el medio deportivo esperaba mucho de Soraya de cara al próximo ciclo olímpico. Lamentablemente, diversas circunstancias fueron minando el camino de la pesista hacia Atenas 2004.

El calvario empezó en 2002, cuando la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) denunció que la deportista había falsificado documentos para acreditarse como pasante de Administración de Empresas y así poder participar en el Mundial Universitario de Levantamiento de Pesas, que se realizaría en Izmir, Turquía.

En julio de ese año, Soraya reconoció que había incurrido en una irregularidad y pidió disculpas por su conducta antideportiva. Finalmente la UNAM no presentó cargos formales en su contra.

Semanas después, la Federación Mexicana de Halterofilia informó que Soraya dio positivo en un control antidopaje del Campeonato Panamericano de Venezuela, por el consumo del antidepresivo Wellbutrin o Bupropión, que está prohibido por el Comité Olímpico Internacional (COI).

Aunque fue inhabilitada de toda competencia durante medio año, las autoridades deportivas consideraron que la sustancia, que había ingerido por prescripción médica, no mejoraba su rendimiento en la disciplina. La sanción en su contra solo tuvo vigencia un par de meses. Desde entonces comenzó un marcado descenso en el nivel competitivo de Soraya, quien ya no pudo mantener su estatus competitivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

1
Hola,
¡Dale doble click en el icono de WA para iniciar chat!
Powered by